Florentino Pérez, presidente del Madrid, ha sido entrevistado la noche del miércoles en el programa televisivo El Chiringuito de Jugones. Allí, repasó, entre otras cuestiones, la actualidad de su eterno rival: el Fútbol Club Barcelona. Y lo ha hecho con un tono más cariñoso de lo esperado. El dirigente blanco confía en que el club azulgrana dará la vuelta a su nefasta situación económica, y le ha defendido ante la continua presión de LaLiga.

Florentino lo ha argumentado recordando que “es uno de los mejores clubs del mundo. Despreciar al Barça me parece absurdo, y presionarle aún más.” Además, ha lamentado que el organismo dirigido por Javier Tebas «parece el director deportivo del Barça, diciendo cuándo pueden fichar y cuándo no». Aún en clave culé, y cuestionado por la posible incorporación del delantero del Bayern de Múnich Robert Lewandowski, el presidente ha celebrado que “sería fantástico. Todo lo que sea que el Barça y el Madrid prosperen será bueno para todos”.

Esto es evidente. Y es que cuantos más jugadores de calidad haya en los clásicos y en definitiva en la liga española, más ingresos se generarán. Por eso llama tanto la atención la crítica y la dureza de Tebas en el Barça. Un Tebas al que a menudo se le otorga la responsabilidad de otra cuestión capital azulgrana: la despedida de Leo Messi. Y Florentino también se ha referido a ello.

Florentino y el adiós de Leo Messi al Barça

El dirigente ha recordado que “hace pocos días también se marchó Marcelo del Madrid, y es normal que lloren como lo hacen, porque son jugadores que han estado muchos años en el mismo club y lo sienten. Yo no me alegro de que se marche ningún jugador de ningún equipo”. Más allá de dicho Marcelo, cabe recordar que el Madrid ya se ha repuesto de una pérdida muy dolorosa tanto en términos sentimentales como deportivos. Es la de Cristiano Ronaldo.

El máximo goleador histórico del club se marchó el verano del 2018 y, después de un curso malo de los blancos, se han rehecho y en este ciclo han acabado ganando dos ligas y una Champions. El caso de Messi y el del portugués no son comparables, puesto que el primero había hecho toda la carrera aquí y cambió aún más la historia de su equipo. Pero no deja de ser un precedente que invita al optimismo después de precisamente un primer año post Messi muy duro.



Nuevo comentario

Comparte